Atención Neuropsicológica

 

El cerebro no se compone de estructuras separadas e independientes; contrario a ello funciona como un todo, es como un sistema, comprendido de forma jerárquico (áreas corticales) interconectados entre sí.

La actividad neuropsicológica en la clínica se orienta hacia el análisis de la función alterada. La realización de este proceso permite la exploración neuropsicológica, y el diagnostico final permite, enfocar objetivos para un plan de intervención en pro de estimular las áreas identificadas que está afectando el sano desarrollo de un organismo
(niños, adolescentes y adultos).

 
 

Estimulación Neuropsicológica

 
 

La estimulación tiene como fin potenciar las áreas que previamente se identificaron con alguna alteración, entre ellas: las funciones cognitivas (atención, percepción, praxias, gnosias, memoria, lenguaje).

 

Durante el proceso de intervención y acompañamiento el profesional busca empoderar al paciente para que cada día alcance mayor nivel de funcionamiento, independencia e integración social; así como a la red de apoyo para que conozcan y acompañen de la forma más adecuada al paciente.

 
 

Evaluación Neuropsicológica

 
 

La evaluación consiste en la aplicación de pruebas neuropsicológicas estándar con el fin de diagnosticar y cuantificar el coeficiente Intelectual C.I. y perfil cognitivo. A través de la valoración se pueden establecer variaciones en las áreas prefrontales relacionadas con la conducta, la anticipación y la planeación (funciones ejecutivas).

 
 

 ¿En qué momento se realiza una evaluación neuropsicológica?

 
 

Es importante realizarla en las niñas y los niños, cuando hay problemas de conducta, llamados de atención recurrentes en el entorno escolar, social y familiar, cuando se identifican problemas de lectoescritura (trastornos de aprendizaje), en los adultos la pérdida de memoria recurrente, problemas de atención de motricidad y o de razonamiento.